viernes, 9 de noviembre de 2012

Tributo a la Belleza

Comparte este Post en Facebook


poema a la belleza




Efímera belleza que traes de la mano
que todo lo mundano se logre conquistar
y sueles transformarte en  bien tan perseguido
que al fin, ya conseguido, comienza a declinar.



Regalas, con tu guiño, la gloria pasajera,
y eres la quimera que sueñan alcanzar
las almas que en lo vano centrando van la vida
que suele ser perdida tras tu frivolidad.



Envidia es lo que dejas, envidia y desazones
y en todas tus razones escondes vanidad;
humillas a tu paso y hieres con tu manto
tornándote un espanto al avanzar la edad.



Por eso, cruel Señora, prefiero prescindirte
y a riesgo, yo , de herirte, te he de confesar
que a todos tus favores renuncio convencida,
porque yo de la Vida, espero mucho más...



Poesía recomendada: Las Mujeres Perfectas





2 comentarios:

Jorge Toro Salazar dijo...

Hola Mariela!

Interesantes letras acerca de esa belleza obsesivamente perseguida y que al final siempre se va.

Tu impecable estilo se destaca!

Te abrazo!

Mariela Marianetti dijo...

Gracias Jorge; sí, la belleza siempre se va, exceptuando la que se cultiva en el alma, que es, en definitiva, la que perdura y nos hace bellos. Un abrazo