Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

La Tormenta, un cuento a la luz de la luna

La Tormenta
El encuentro entre la Señora vestida de gris y Anita, según cuentan, fue de tarde; una tarde espesa, brumosa, casi tenebrosa. Se supone que la Sra. Misteriosa cruzó a Ana entre las 15:00 hs. y las 16:00; pero fue recién pasada la medianoche que la historia tomó trascendencia pública. Lo que se cree que sucedió en aquel paisaje casi oscuro y alejado,diálogo mediante, fue, más o menos, lo siguiente: -Hola niña ¿Cómo estás?  -Bien y Ud. Sra. – agregó sorprendida la joven. -Muy bien niña, muy bien; y… ¿qué haces sola, aquí, en las rocas?, ¿no estás un poco alejada del mundo?- dijo la mujer de forma casi cínica. -Pienso, Señora; pienso... y ruego- contestó la jovencita amablemente, mirando el horizonte, acomodando su largo pelo despeinado por la brisa. La mujer, sin dejar de mirar el horizonte al que parecía admirar la niña, agregó: -  Y se podrá saber qué te tiene tan compungida. -No Sra., bueh, tal vez sí, estoy muy enamorada, pero creo que me estoy equivocando. Un momento... creo que…

Condenados al Amor

"Allí donde las ansias despiertan, habita, silencioso, el rostro que nos desvela.
El Amor nunca es demasiado"


La eterna condena






Parte Uno
Uno vive condenado a otro ser que, enamorado, busca eterna conexión; pero extraño es el cariño que nos trata como niños al ser solo una ilusión...


Parte Dos

Otro vive en fría espera y es mortal su gran quimera pues el uno nunca es dos; y se arranca las entrañas en perversa y cruel hazaña esperando en gran tesón...

Parte Tres

Y hay quien vive un imposible que de ilógico a tangible un abismo es la unión; y se ensaña con su suerte prefiriendo hasta la muerte a quedarse sin su dios.


Conclusión:


Es que estamos condenados a un destino ya marcado cuya esencia es obsesión; y de una u otra manera es razón y vida entera y su nombre es: AMOR.






Poema a la Esperanza

La luz de la Esperanza



Las tinieblas triunfan solo cuando el Ser olvida el bello potencial de un mañana




Esperanza que me aquietas en momentos tan aciagos, es por ti que todo hago en la gran oscuridad, o en profunda soledad, cuando triste, en mis silencios reconozco en mis adentros el poder que tú me das; y es que otorgas a mi vida cuando todo se trastoca fuerza, paz...o en símil roca, tú me logras transformar, y soy otra vez entera o me siento renovada como en paz, como curada, o me visto una vez más de una fe inusitada que renace de la nada, cuando en polvo casi estaba por no saber que en mí estás. !Esperanza, no me dejes nunca más!