lunes, 1 de agosto de 2016

El Velo Blanco, de Mariela Marianetti

Comparte este Post en Facebook

El Velo Blanco


El Velo blanco
Autora: Mariela Marianetti

- Tengo ganas de verte - dijo ella-.
- Yo también, Amor- dijo él-.
- ¿Cuándo... Amor?- eĺla dijo-.
- En la otra Vida estoy, esperándote- dijo El-.


Y luego, un velo blanco cubrió el rostro
 de la Dama triste,
 quien, en su dolor,
 durmió bajo el hechizo gris de la ausencia eterna.

Un Ángel azul custodia su sueño.

Sucedió una tarde de hace algún tiempo;
 cuando los jazmines brillan en color intenso
 y las golondrinas no tienen invierno...
y el amor llovizna sobre los recuerdos.

Ella está dormida cerca de un cerezo;
entre dos naranjos y dos limoneros,
 frente a los olivos y sobre dos silencios...

Y el Ángel azul custodia su sueño.




martes, 26 de julio de 2016

El regreso a El Jardín de los Recuerdos

Comparte este Post en Facebook


El regreso a El Jardín de los recuerdos





Después de mucho tiempo, hoy día he regresado
a aquel jardín secreto de tiempos tan amados
allí donde las ansias se tornan ilusión
y las rosas parecen reflejos del amor.



Donde las Madreselvas aún brindan los colores
de los viejos amores que ya no han de volver
y siempre la Amapola con nítidas corolas
refleja dulcemente lo que no pudo ser.




Y el colobrí me canta, con su gentil prestancia,
y hay otros pajarillos unidos al cantar
en  nova melodía que alegra todo el día
en el jardín florido parezco descansar-




Ensueño tan querido de tiempos ya vividos
por siempre he de guardar tu luz en mi interior
llevando eternamente lo puro de tenerte
como un jardín florido que guarda el corazón.





Poema recomendado: El jardín de los Recuerdos


Poema de amor, Poema a los recuerdos, poema melancólico, belleza, jardín, flores, poesía a los recuerdos queridos





sábado, 9 de julio de 2016

Curaciones

Comparte este Post en Facebook





Las alas rotas se elevan sobre el monte
cuyo horizonte gris desvela;
sin embargo, la cercanía de Dios
contiene la certeza
de que todo es posible
cuando la Fe va más allá
de todo concepto conocido.
Y  ya nada puede darnos por vencidos.