lunes, 27 de agosto de 2012

La Tumba

Comparte este Post en Facebook
foto de oscuridad



Ella desconocía su entorno; de repente la luz era un manto cubierto de sombras que la ahogaban. Su voz parecía un grito mudo, sordo, indescifrable.El letargo cataléptico debió durar un siglo; debió durar más de una luna y ser, de forma persistente, como un romance engañoso, difícil, fraudulento.
Sus ojos , de tanta oscuridad, parecían cristalinos; su piel, que antaño fue seda, ahora era rugosa, fea, descamada.
Ella no sabía bien qué pasaba, no podia asimilar su realidad, ya que nunca soñó con estar allí, así, como muerta; mientras, la vida, esa vida que ya no era suya, se burlaba de una forma tan extraña y  bailaba un tango lastimero sobre sus entrañas.
Pensó que con sus manos podría hacer algo, tal vez ( especuló), si las usaba, lograría zafarse;  las uñas luchadoras comenzaron a quebrarse, y esa caja, su casa, se volvió, cada vez, más abismal.
El ambiente enrarecido giraba al compás musical de sollozos que nombraban lo imposible:- !Ayuda!, !ayuda!-pero nadie respondía...
A lo lejos parecía que ya nada existía y su voz comenzó a tornarse en piedra.
La lucha por salir fue diaria, aunque ningún humano sabría éso; entonces prefirió entregarse al profundo sueño, a aquél del quien nadie despierta: pero ni siquiera esa suerte tuvo y fue entonces, cuando se dio cuenta, de forma definitiva, que estaba Casada.




Leer un cuento corto, cuento de autora contemporánea, cuento de mariela marianetti, cuento corto, relato corto, narrativa, prosa corta, relatos corto, cuento oscuro, leer un cuento                        

1 comentario:

Ariadna dijo...

hola, soy webmaster de algunos blogs, Me gustaría enlazar el tuyo en mis blogs y por mi parte te pediría un enlace hacia el mío tambien y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas.

Si estás interesado, escríbeme a ariadna143@gmail.com

saludos