miércoles, 18 de mayo de 2011

El secreto de Lucía- Relato

Comparte este Post en Facebook



El Secreto de Lucía


Lucía siempre fue una mujer callada...bella, sí, pero muy callada. Su mutismo existencial la hacían parecer como ajena al mundo, como si no perteneciera a esta tierra, como inhumana. Tenía la mirada similar al cristal tras sus bellos ojos azules que a uno le semejaban el terciopelo. Por éso, cuando nos enteramos, no nos resultó extraña la noticia. Nadie se admiró al saber que Juan perdía la cabeza por ella; si después de todo (pensamos), desde que la conoció, no pudo ´dejarla ir más´.
Los veinte años de diferencia no fueron barrera que lograra impedir su opulento matrimonio. Ella lucía deslumbrante con su vestido color ámbar de encaje y tul corte Princesa, y aquella corona de diamantinas que iluminaban más su rostro. Aún recuerdo su sonrisa mientras bajaba la escalinata de la Catedral de Ciera; de hecho, creo que fue la única vez que la vi sonreír a su lado.
 En cambio Juan lucía un tanto triste... emocionado y triste; ligeramente desgarbado, serenamente entregado a su destino. Su elegante smokin no lograba ocultar lo gris de su semblante, ni el parpadear lento de sus ojos, ni la sombra que parecía abrazarlo...pero estoy segura que sólo yo pude ver aquella sombra. 
Pasaron treinta días y nos llegó la noticia de que Juan había fallecido. Mis hijos no podían entender que su padre hubiese muerto. Él era un hombre sano y fuerte, conocedor de rutas y caminos, como para que su final fuese un roble incrustado en su auto; pero, después de todo, en materia de accidentes, nadie es adivino...
Ella lo heredó todo. Yo, como ex, nada; y mis hijos...algo. 
!Y pensar que  la contraté para que nos ayudara en la Quinta!...
Todos dieron por sentado lo del accidente así que nuestra vida siguió normal. Con el tiempo, nos mudamos a otra ciudad para no despertar sospechas. Después de todo, nosotras volvimos a dormir juntas y ella entre mis brazos,  ha vuelto a sonreír.
¿ Y saben quién colocó el Fesdín en su copa? Yo, claro; es que desde que ´la conocí´, lo quise ´poner a dormir´; y todo fue cuestión de tiempo y oportunidad.



By Mariela




Prosa Recomendada: El Misterio de los Espejos






14 comentarios:

Felicidad Batista dijo...

Mariela, francamente excelente relato. Y no escribo esto como una frase más. Es una narración en la que el lector se va involucrando poco a poco. Una primera parte que cuenta una historia de amor con el pequeño detalle de la diferencia de edad pero una segunda parte que sorprende al lector, lo desarma y ese es un gran logro del texto.La estrcutura es perfecta. Y con respecto a las cuestiones del corazón, éstas son tan díscolas.
Un abrazo

Fibonacci dijo...

Eso es tener mala uva...como para fiarse...prefiero seguir soltero e ir de rama en rama...un besote.

Carmen Silza dijo...

Desde que la conocí,lo quise poner a dormir,jajaja....Que fuerte Mariela...¿Piso la cárcel...? O se escapo,porque a veces pasa...Me ha gustado la historia Mariela,Besos y gracias por tus visitas..

Tino dijo...

Un relato maravilloso. Muy bueno. Me ha gustado muchísimo.

Un abrazo, amiga.

Paula María dijo...

Muy bueno Mariela!
En ningún momento me imaginé ese final tragicómico (porque la verdad es que me sacó una sonrisa)!!
besosss

BB dijo...

Hermoso volver a tu blog y leerte
Un abrazo
BB

BB dijo...

Hermoso secreto
Gracias por compartir
Un abrazo
BB

Mariela Marianetti dijo...

Gracias Felicidad por tu análisis, sí, quería sorprender; espero haberlo logrado. Un abrazo.

Mariela Marianetti dijo...

jajaj Fibo, es solo mi imaginación. pero sí, su protagonista es una psicópata jajaj; mala, muy mala. Un abrazo amigo.

Mariela Marianetti dijo...

En mi mente no pisó la cárcel Carmen. Se sale con la suya ( vaya a saber cuántos casos habrá). Pero tal vez algún día lo continúe. Un abrazo.

Mariela Marianetti dijo...

Gracias Tino. Un abrazo amigo

Mariela Marianetti dijo...

Y sí, eso quería. Lograr que se viera el desenfado natural del psicópata. gracias Paula y un cordial saludo.

Mariela Marianetti dijo...

Gracias BB. un abrazo.

Mariela Marianetti dijo...

Gracias BB. Me alegra que te gustara.