sábado, 8 de enero de 2011

22- Teoría Literaria- Composición Literaria

Comparte este Post en Facebook

Para ir avanzando en el tema, conviene que le demos un vistazo a: TEORÍA LITERARIA: INTRODUCCIÓN

Una vez repasado, continuamos conociendo las dos formas de Composición Literaria:

1- PROSA:

El más lejano recuerdo que tenía de su propia existencia se refiere a la época en que podía tener a lo más cinco años y a un episodio cómico y doloroso de su infancia.
La más viva de ese recuerdo es aquella en que se ve a sí mismo llorando junto a una puerta pintada de verde, reventando con sus dedos las ampollas de la pintura mal hecha y observando sin dejar de llorar, que debajo de la verde había una roja. En los mayores dolores, ya se sabe, la mente se complace en señalar trivialidades...
Las Desdichas, Eduardo Wilde
( argentino, 1844.1913)

2- Verso: 

Azul de mapa. Desvaídos cielos.
Agua de océano esterilizado
en un plano geográfico rayado
de meridianos y de paralelos.
Barniz cerúleo que se resquebraja.
No hay nada más flexible que el misterio 
del hombre que ha pintado un planisferio
o el hombre que ha pintado una baraja.

Azul de Mapa, Horacio Rega Molina
( argentino, 1899-1957)

En cuanto a la forma, significado, estilos, nombres y tipos de versos, remítanse a las Nociones Básicas de Poesía, tema ya desarrollado en el Blog. Lo encuentran en etiquetas en el sidebar ( barra lateral derecha).

Lo que vamos a comenzar a desarrollar, son los Géneros de Prosas:

1- Narrativa
2- Descriptiva
3- Narrativa-Descriptiva
4- Diálogo
5- Exposición
6- Epístola


El Género narrativo  es el que relata hechos o situaciones que se refieren a las personas, cosas, animales y acontecimientos reales o imaginarios.
Dentro de ese género encontramos: la historia, la novela, biografía, el cuento, la parábola, la leyenda, la crónica, etc.
Mi estilo de escritura se desplaza especialmente en este género;es, definitivamente ,uno de mis preferidos.

La Narración, a su vez, puede ser literaria o no literaria. EL cuento, la novela, la leyenda y la parábola son literarios.
Pueden no ser literarias:
Un informe médico-cronológico
Una narración periodística
Una crónica
Una narración didáctica

En la narración aparecen:
1) Anécdota o argumento. El orden en que se presenta es siempre el mismo.
a- Exposición: Es una parte breve en la cual se expresan las circunstancias y los antecedentes de la acción, es decir. causas y otros detalles útiles para entender el momento y el lugar de los hechos. Se presentan los personajes que pueden ir acompañados de breves descripciones.
b- Modo o trabazón. Es el cuerpo narrativo. Los sucesos se enredan, adquieren dramatismo y ponen en suspenso la curiosidad por conocer la culminación de los hechos. Aquí se pone de manifiesto la habilidad del narrador.
c- Desenlace: Es el momento en que se desenlaza el nudo y queda satisfecha la curiosidad del lector. Esta parte es breve. Debe ser natural y lógica para que el relato no pierda verosimilitud. Al decir lógica, no significa prevista; al contrario, debe intentar mantener la expectativa del lector y sorprenderlo con distintos recursos.

2) Personajes: A veces coinciden con el narrador, otras no.

3) Lugar: Puede ser el campo, la ciudad,una casa, una calle , una iglesia, un jardín, etc.

4) Ambiente: Gauchesco, pastoril, cortesano, refinado, suburbano, urbano, de ultratumba, etc.
En algunas narraciones el  autor puede colocar una muy breve parte a manera de juicio, reflexión o comentario.
Esto sucede en las fábulas o apólogos, y recibe el nombre de Moraleja. La narración no se da pura, por lo general se combina con la descripción o con el diálogo.

Aquí les dejo un ejemplo de una de mi Autoría:


EL TALISMÁN



Aún recuerdo cómo la encontré. Aquella tarde venía de la cafetería "Lolita" , luego de compartir una Coca con Sonia, mi mejor amiga y algo brillaba en un rincón de la esquina. Apresuré mi paso para llegar rápido; al llegar, miré alrededor y nadie venía. Hice como que me agachaba a recoger algo con total naturalidad y la alcancé. Inmediatamente la guardé en mi bolsillo, aunque no estaba haciendo nada malo, sabía que le pertenecía a alguien más, pero pensé: "Es mía". Me apuré por llegar a casa y poder observarla, de alguna manera, eso me inquietaba.
Cuando llegué, dejé el bolso en el sillón ( mejor dicho, lo arrojé), luego me dispuse a disfrutar de mi fortuna. Era  labrada, obra de un artesano, se notaba el fino trabajo, tenía dos piezas engarzadas en la punta que cuando uno las unía, quedaban entrelazadas y una llave, un candado y una manito con dos piedras que la adornaban !Oh, es preciosa!  ( exclamé), como si se tratara de alguna fina joya antigüa y observé que se había roto su broche. Se me ocurrió pegarlo, así lo hice y me adueñé de ella como si fuese mi objeto preferido. De hecho, en eso se transformó, ya que al observarla, siempre pensaba en Carlos. Aquel muchacho del colegio que tanto me gustaba y con quien nunca había cruzado palabras. 
Recuerdo pasarme horas observándola y pensar en él. Aquella pulsera tenía un brillo tan especial que al admirarlo, algo dentro de mí, se estremecía. Pensaba con mayor intensidad en mi deseo de poder conocerlo siquiera; en que quizá, algún día, él me diría de salir o algo...
Por eso, sufrí tanto al extraviarla. Fue como si algo de mí se hubiese ido con ella, algo invaluable y poderoso, no me pregunten qué, pero siempre lo he de sentir así. Por las noches, recordaba su belleza y la añoraba ( creo que era por su significado), ella traía a Carlos conmigo, sin ella, me costaba pensar en él con un sentido positivo. Era aquel objeto que encontré fortuitamente un Talismán que me otorgaba el poder de creer que la vida con el chico que quería era posible. Me sentía perdida sin él.
Pasé una semana así, extrañando aquel objeto misterioso que tantos sueños me prometió sin saberlo y esa mañana, aquel último viernes, decidí olvidarla. 
Me dispuse a ir a la escuela sabiendo que ya terminaban las clases, pensé en el baile de egresados y me dije que debía ir, sin compañía masculina, pero debía ir, ya que luego todos tomaríamos caminos diferentes y luego de eso, probablemente sólo nos veríamos en dos o tres reuniones más, cada diez años, así que debía ir.
Alguien tocó a mi puerta, pensé que podía ser la vecina, pero al asomarme, vi que era Carlos. Rápidamente  y casi sin aire, abrí:
- !Hola! ¿ Sos Silvana Marcini?
- Si- respondí casi sin voz.
- Sabes que encontré esto hace como una semana en mi jardín- sacó una bolsita de arpillera y la desenvolvió- dice tu nombre.
- ¿ Qué? ¿ La Bolsita?- pregunté extrañada.
- No, la llave que tiene la pulsera que envolví en ella.
Y un escalofrío envolvió mi cuerpo y no pude dejar de sonreír. Él también sonreía. Luego, sin dejar de mirarme, me acompañó hasta el Colegio.
!Ah! Terminé casada con él, por si eso se preguntaban ¿ Y la pulsera...? La guardo como oro y ¿ Saben qué? Ella siempre tuvo inscripto su nombre en la llave, no el mío.

By Mariela
                     
Taller:

1- Es una prosa pura- Si- No- Por qué.
2- Tiene los elementos necesarios para ser catalogado como Narrativa- Literaria- Si- No- Por qué.

Continúa próximo sábado...


4 comentarios:

Tino dijo...

Una historia que enamora!! y sabiendo que es real, tadavía mas. Maravillosa!!.

Un abrazo, querida amiga.

Mariela Marianetti dijo...

Gracias Tino. En verdad la historia no es real para nada. Es solo otra hija de mi imaginación ( qué bueno que pensaras que era cierta, la hace creible). Un abrazo amigo

Millz dijo...

Muy bueno tu taller, mariela, lo sigo pero re-atrasada. Otro abrazo, amiga. Ahhh al Talismán ya lo había leído y me gustó ahora también.

Mariela Marianetti dijo...

Gracias Millz. Un abrazo amiga