martes, 27 de julio de 2010

38- Un Milagro para mi Padre

Comparte este Post en Facebook


Recuerdo que este poema lo escribí el 2 de Abril del 2006. Sentía un estado de desesperación absoluta ante el diagnóstico de una Fibrosis Quìstica en los riñones de mi Papá.
Ahora que pasó el tiempo, no así la enfermedad; a modo de agradecimiento a Dios, lo rescato del olvido pues es mi Prueba de que hay alguien que nos ayuda, nos cobija y nos sostiene en todos los momentos difìciles que debemos enfrentar. Mi Padre aún vive y por eso estoy eternamente agradecida.



Un Milagro para mi Padre


En tu infinita bondad y clemencia
en tu amor, bordado de paciencia,
escucha mi súplica !Te lo ruego!
Me cuesta tanto amar con desapego
y decirte !Qué sea tu voluntad!
E
s mi Padre, quien hoy sufre y a su edad
parece que no encuentran el remedio.
Ayúdalo, Dios mío, en este tedio,
de tomar y soportar medicamentos.
Alivia, presuroso, su sufrimiento
pues me parte el alma verlo así.
! No te lo lleves, por favor, déjalo vivir!
Pues merece ver más días y más soles.
Es un hombre bueno !Descarta sus temores!
Devuelve la salud y aquellas ganas,

de observar amaneceres por la ventana
con las ilusiones que guían a un corazón.
!Déjalo vivir, Señor, ten compasión!
Retrasa su partida muchos años,

escucha mi súplica y en tu rebaño
por siempre me tendrás !Oh, mi Señor!


By Mariela





10 comentarios:

Tito Jose Peley Barrios dijo...

hermosas palabras de peticion al altisimo Dios, el siempre nos escucha y nos concede lo que es mejor para nosotros, que bien que tu papa todavia viva, el mio fallecio hace mes y medio de cancer de prostata, y aunque sentimos su partida creemos firmemente tal como el lo creia en que volvera a la vida aqui mismo en la tierra convertida en un paraiso es promesa de Dios.

(Job 14:14-15) Si un hombre físicamente capacitado muere, ¿puede volver a vivir? [...] 15 Tú llamarás, y yo mismo te responderé. Por la obra de tus manos sentirás anhelo.

Mariela Marianetti dijo...

!Que bellas palabras Tito! Lamento su partida pero la fe que recuerdas que èl tenìa, da un manto de paz a la lectura.La palabra de Dios es Vida y creer en ella abre las puertas de la vida eterna.
Mi papà no lo tomò asì y nosotros tampoco. Recuerdo que expresaba, en su mayor crisis,el deseo de vivir màs. Eso era lo que màs me angustiaba, nos angustiaba, a mì y toda la familia.
Ahora, gracias a Dios, està estabilizado,pudo conocer a marquitos, va a ser abuelo otra vez de parte de mi hermano Alejandro, lo viò recibirse de abogado, todo lo que no hubiese podido apreciar si en aquel momento se iba de esta vida.
Como dije, està estabilizado, pero ya sabès como es esto.
Sin embargo rescato del poema la intenciòn que es lo que el Altìsimo ha cumplido.

Un abrazo en la distancia.Gracias por tu presencia.

Rebeca dijo...

Precioso Mariana. Bellas palabras en un momento de desesperación. Estoy segura que te escuchó.

Besos!!!

Oneesan Shizen dijo...

Mariela, este poema me resultó muy conmovedor, admiro la facilidad con la que puedes expresar tus sentimientos y así compartirlos con todos, de una manera tan dulce. Te felicito. Espero que tu papá pueda disfrutar de esta maravillosa hija muchisimos años más. Besos.

Mariela Marianetti dijo...

Muchas gracias Rebecca. Siento que me ha escuchado, prueba de ello son los años que pudieron pasar luego de que escribì el poema.

Te envìo un abrazo y espero las actualizaciones de tu blog.

Cariños

Mariela Marianetti dijo...

Muchas gracias querida Onessan por todas y cada una de tus palabras.
Me alegra que te gustara el poema y te guste mi estilo.

Un abrazo hasta tu lugar.

Miuris dijo...

Grandioso tu poema Mariela, cuando estamos ante un caso como ese, acudimos siempre al amparo divino y es prodigioso cuando el Señor escucha súplicas tan profundas.
Celebro que tu padre haya reaccionado positivamente de esa enfermedad.
Te felicito por disfrutar todavía de tu padre, supongo que este poema, significa mucho para él.

Un abrazo grande amiga

Mariela Marianetti dijo...

Sì Miuris! Para mi papà Aldo, significa mucho. Siempre recuerdo el dìa que se lo leì comenzò a llorar desconsoladamente. Han pasado cuatro años desde aquel dìa y la verdad es un milagro que Dios nos concediò.

Te envìo un fuerte abrazo y como cada dìa, agradezco tu presencia en el Blog, querida amiga.

avezul dijo...

oh una suplica en forma de poema, conmovedor! ahora que estoy mas cerca de Dios comprendo mucho tu poema, sabes el siempre esta para escucharnos para consolarnos, tu le pediste con mucha fe un milagro y te lo concedio, me alegra mucho que tu papá haya conocido a Marquitos, un abrazo Mariela hoy tus letras han llegado al ultimo rincon de mi corazón!

Mariela Marianetti dijo...

Mi querida Avezul! Gracias por tan dulces palabras y cuànto me alegro que estès màs cerca de Dios. Viste còmo nos ayuda eso? La Fe es un manto de paz que nos cubre el alma y nos da tranquilidad, una tranquilidad inexplicable.
Sì creo en los milagros y Dios me lo concediò.
Te envìo un fuerte abrazo y un dulce beso a Paloma, estimada amiga.