domingo, 15 de diciembre de 2013

Poema a la dulce Sara

Comparte este Post en Facebook


Sarita



Sara  aún vive en mi interior
aunque este mundo no conoció;
ella tenía la piel tallada
de amor y sueños de una alborada.
Tan pequeñita y tan mimada
Sarita nunca me fue entregada;
siempre la quise y la esperé
desde pequeña que la soñé
y en cada niña veo sus ojos
como si fueran dulces antojos
o un misterio, o la ilusión
de que algún día oí su voz...
Pero ella vive en mi interior,
ella es la hija que no nació.









No hay comentarios: