sábado, 3 de noviembre de 2012

A los recuerdos que durmieron para siempre...

Comparte este Post en Facebook

Poema de amor y desamor



Tengo en el alma una pena
un suplicio con condena
que me quema el corazón.


Es de sombras y de olvidos
de recuerdos no vividos
y de eterna decepción.


Una pena tan amarga
que de ausencias es tan larga
como largo es el adiós.


Un tormento, un quejido
que quebrado y ya roído
es la cruz de mi pasión.



Y es que mi pena es tan larga
silenciosa y siempre magra
y me rompe el corazón.





A los recuerdos que durmieron para siempre
en el oscuro rincón de los olvidos













No hay comentarios: