miércoles, 19 de enero de 2011

Pedro Miguel Obligado- Reseña

Comparte este Post en Facebook
Nació en Buenos Aires en 1988. Fue profunda la influencia que ejerció en él Verlaine. Es, lo que se ha dado en llamar, un "simbolista consecuente". Su temática de tono íntimo y sentimental, es servida por un decoroso instrumento expresivo, fiel a las normas de la preceptiva tradicional.
De su poemario: "Gris" (1919), "El Ala de la Sombra" (1922), "El hilo de oro" ( 1926), "El canto Perdido" (1930), "La Isla de los Cantos" (1933).

Aquí les dejo un poema que espero les agrade:


Esta Pena Mía


Esta pena mía... no tiene importancia,
solo es la tristeza de una melodía
y el último ensueño de alguna fragancia.
¿Qué todo se muere..., qué la vida es triste,
qué no vendrás nunca por más que te espere, 
qué ya no me quieres como me quisiste?
No tiene importancia, yo soy razonable,
no puedo pedirte ni amor ni constancia.
!Si es mía la culpa de no ser variable!
¿Qué valen mis quejas si no las escuchas,
y qué mis caricias desde que las dejas,
quizás despreciadas, porque fueron muchas?
Si esta pena mía...
no es más que el ensueño de alguna fragancia,
no es más que la sombra de una melodía...
!Ya ves que no tiene ninguna importancia!



Autor: Pedro Miguel Obligado


Les cuento que mi poema DESENCUENTRO estuvo inspirado en el suyo:



Es ese recuerdo de la melodía,
que escucho y escucho mas sólo fue mía, 
la absurda esperanza de tenerte un día.
Esta pena mía. Es triste añoranza de una fantasía  
que brilló  la noche en la que fui tuya y tú te me ibas,
quise retenerte pero fue más fuerte la melancolía 
se detuvo el tiempo en aquel momento, el de tu partida
me dejaste sola esperando verte, con lágrimas frías,
que intenté olvidar persiguiendo sombras, soportando días. 
El puerto lejano a donde bailamos el vals de la vida,
se pobló de ausencias, se volvió silencio y así hizo mía 
esta resistencia a perder tu nombre en horas vacías
y por no perderme entre los fantasmas de una letanía,
escribí tu amor, este dulce amor en mis poesías... 
En vano volví como tantas veces al puerto lejano 
aquel que una noche me dio tu calor y me dejó perdida.
Esta pena mía, que es como el recuerdo de la melodía 
que bailamos juntos, por última vez y me robó la vida.
  Y decía:  Alma/ si tanto te han herido/ por qué no/ te aferras al olvido/ por qué prefieres/ buscar lo que has perdido/ llamar lo que se ha ido/ llorar lo que no está. Vives/ inmensamente triste/ y sé/ que nunca mereciste/pagar con pena/ la culpa de ser buena/tan buena como fuiste/ por amor ( Última estrofa del Vals Desde el Alma)

By Mariela


2 comentarios:

Fibonacci dijo...

Que bueno que nos de a conocer a grandes poetas...como por ejemplo este...su poema es increible y el tuyo basado en´el suyo...extraordinario...no se cual me gusta más de los dos...un besote y gracias

Mariela Marianetti dijo...

Gracias Fibo. Honestamente, el mío ni se compara con su magnitud. Solo es bueno reconocer como nos inspiramos. Un abrazo y gracias por tu presencia.