viernes, 2 de agosto de 2013

Sin Alma por tu Ausencia, Amor

Comparte este Post en Facebook



Determinadas ausencias son presencias continuas de amor en nuestra vida. Conforme a nuestro modo de vivir y aceptar, ellas pueden iluminar u oscurecer irrevocablemente nuestra esperanza.
La tristeza asoma cuando la nostalgia se apodera del alma como sentido de pérdida. No todas las perdidas son tristezas; aunque las de amor, normalmente, si.
Inspirada en esto, una vez escribí:


Sin Alma por tu Ausencia


Tu ausencia carcome los días...Es

como si las horas cayeran en pedazos

en un abismo sin principio.

Hay un silencio que habita la casa

transformando luces en sombras,

sombras en fantasmas...fantasmas

en nubes que no conocen cielos;

cielos que son polvo y

sólo se adhieren a rincones destemplados

evaporàndose en la nada, haciendo

difusos los recuerdos,

tergiversando rostros,

cortando el alma

reiterando el ciclo una y otra vez.

Es un limbo eterno la vida sin tu amor...








6 comentarios:

Matías Daille dijo...

Aveces el tiempo me hace olvidar que un día ame, ignoro el silencio y los fantasmas se esconden detras de las cortinas. Sabes hoy recuerdo muchas cosas, en parte porque soy quien soy..

muchas gracias por compartir tus palabras :)

Mariela Marianetti dijo...

!Hola Matìas! tanto tiempo, un gusto recibirte por aquì. Me alegra mucho que te gustar el poema. La profundidad de tu mensaje es preciosa.

Un abrazo hasta tu lugar

ZM dijo...

Bello y significativo. Dice más de lo que expresa. Te felicito y me has llenado de nostalgia que bien experimentada es un dulce sentimiento. Un abrazo con -3º en el exterior y con toda mi calidez interior,desde el alma, Mariela. . .

Mariela Marianetti dijo...

Gracias ZM por tus dulces palabras que me alegran mucho.
Asì es, si uno experimenta bien la nostalgia, puede ser un sentimiento dulce.

Un gusto leerte.

Me encantò tu ùltimo relato.

PD: Sabès que yo tb amaba a Sandro. Hermoso recuerdo me trajo leerte.

Miuris dijo...

Perfecta descripción de lo que se siente cuando se ama a alguien lejano, la distancia pesa, se concretiza de tal manera que duele soportarla.
se camina en la casa sintiendo que una sombra te persigue, mientras las paredes, difunden ecos de risa, susurros de voces, chasquidos de besos...

Estupendo poema Mariela.

Abrazos y bune fin de semana

Mariela Marianetti dijo...

Hola Miuris! Muchas gracias querida amiga por tus palabras.
Es verdad, las ausencias de amor se sienten asì, como lo expresas en tu mensaje.

Te envìo un gran abrazo hasta Dominicana