martes, 5 de julio de 2011

Una vez tuve un sueño...Dedicado a todos los Autores Contemporáneos del Inicio del Siglo XXI

Comparte este Post en Facebook


Una vez tuve un sueño y en él, la Literatura venía a mi encuentro.
Se presentó ante mí como una hermosa dama vestida de gala;  era esbelta, curvilínea y azul
como la tinta que no deja de escribirla,  pero la siente correr por las venas, aunque no 
logre, entre oraciones, descifrarla.
Su figura parecía
una metáfora que me hablaba entre silencios; me sonrojó su impactante aspecto
y me sentí pequeña ante la magnitud
de su constelación.
Ella, en su infinitud, extendió su mano, tomó las mías
y me llevó a recorrer majestuosos caminos de significados eternos; de figuraciones abstractas;
de modificaciones continuas, de paroxismos etéreos o profundos; de paradojas insondables
que conviven a oscuras entre la lógica y el sentido común.
Y, suspirando un beso, rozó mi frente con su aliento
regalándome el secreto que habita en las palabras que no forman un verso,
en la rima que nunca se completa o en la métrica olvidada en el bolsillo de algún
viejo desuso.
Y fui feliz en su dulce abrazo, porque la sentí tan mía...
Una vez tuve un sueño y al despertar, supe que ella habita mi alma.



By Mariela


4 comentarios:

Felicidad Batista dijo...

Mariela, feliz encuentro con las letras, con esa argamasa de palabras con las que vas edificando los sentimientos, las emociones, los recurdos, las nostalgias, en esbeltos poemas. Esa incesante lucha contra el tiempo al que le extraes el jugo del verso con el que destilar momentos de buena y emocionada lectura.
Un abrazo, amiga

Mi historia mal contada dijo...

en ese sueño compartido y ese feliz encuentro nunca olvidado yo me siento tambien invitado...y todos los borrones en mis notas son testigos...no somos iguales pero somos parecidos.

Mariela Marianetti dijo...

Gracias Felicidad por tu análisis y tu mensaje. Una exquisita visión de lo que he intentado transmitir, me regalas en tus letras. Un abrazo amiga.

Mariela Marianetti dijo...

Así es Gustavo, así es. Un gusto encontrarte aquí, cordiales saludos amigo.